jueves, 20 de julio de 2017

Daniel Pipes

Prólogo: Por qué los reformadores del Islam son vitalmente importantes

por Daniel Pipes
The Challenge of Modernizing Islam: Reformers Speak Out and The Obstacles They Face 
18 de Julio de 2017
Original en Inglés: Foreword: Why Islam's Reformers are Vitally Important
Traducido por Hatzad Hasheni
Mi biblioteca contiene una pared de libros sobre el Islam moderno. Pero apenas uno de ellos cubre el tema de este importante estudio de Christine Douglass-Williams. Con toda la atención prestada a los islamistas... ¿quién tiene el tiempo o la energía para dedicarse a la modernización de los musulmanes?
De hecho, la escasez de libros sobre musulmanes anti-islamistas simboliza su mayor predicamento: están amenazados, marginados y desechados como fraudes.
Las amenazas provienen de los islamistas, los defensores de la aplicación de la ley islámica en su totalidad y la severidad como un medio para recuperar la gloria medieval del Islam. Los islamistas atacan a los modernizadores con palabras y armas sintiendo, con razón, que estos musulmanes liberales plantean un profundo desafío a la actual hegemonía islamista. Por mucho que dominen hoy en día, los reaccionarios islamistas comprenden plenamente el gran atractivo de la modernidad, por no hablar de sus victorias sobre los otros dos movimientos utópicos radicales modernos, el fascismo y el comunismo. Ellos saben que su movimiento está condenado porque los musulmanes optan por los beneficios de la vida moderna, siendo que luchan contra los modernizadores con uñas y dientes.
La izquierda los margina. Uno podría esperar que las muchas diferencias entre el socialismo y el islamismo harían que los dos campos fueran enemigos. Pero estaría equivocado. La intensidad de su hostilidad común hacia el orden liberal los une. Los izquierdistas prefieren abrumadoramente el programa islamista al modernizador y así rechazan a los modernizadores, llegando tan lejos como criticarlos como anti-islámicos, un verdadero insulto de elección.
La derecha anti-islámica los rechaza. Irónicamente, respalda la afirmación islámica que los islámicos son los verdaderos musulmanes mientras alejan a los modernizadores como atípicos, fabulistas y fraudes. La derecha anti-islámica lo hace a pesar de compartir el mismo enemigo con la modernización de los musulmanes – los islamistas. En lugar de unir fuerzas, se mantienen perversamente alejado de ellos, murmurando acerca de su taqiya (disimulación), encontrando sólo la culpa de su análisis, y lanzando insultos coloridos a sus líderes.
Así, la modernización de los musulmanes se enfrenta a los problemas de establecer una credibilidad actual y un potencial futuro. Los islamistas dominan la agenda de las noticias con su carnicería y agresión cultural, los izquierdistas dan vuelta a la realidad en su cabeza, y los individuos anti-Islam los incendian. Peor aún, a medida que estos detractores se desbordan, los modernizadores tienen pocas oportunidades de responderles, por lo que con el establishment (lo que yo llamo las 6-P: políticos, prensa, policía, fiscales, profesores y sacerdotes) los ignoran cuidadosamente. Como resultado, el público apenas sabe que existe un esfuerzo para modernizar el Islam y pocos respetan a su pequeña pero resistente banda de líderes. ¿Cuántos de ustedes han oído hablar del Consejo de Relaciones Islámico-Americanas? ¿Y cuántos sobre el Centro para el Pluralismo Islámico?
Christine Douglass-Williams
Aquí, Christine Douglass-Williams, una periodista canadiense y activista por los derechos civiles, entra en escena. Se tomó el tiempo para encontrar a los ocho principales modernizadores de América del Norte y les dio la oportunidad de presentar sus puntos de vista. Cada uno tiene una perspectiva distintiva.
  • Ahmed Subhy Mansour fundó una nueva y flexible escuela de pensamiento, los coránicos.
  • Shireen Qudosi desafía el culto cercano de Mahoma y lucha con pasajes coránicos problemáticos.
  • Jalal Zuberi revela la rigidez textual de los islamistas y celebra el pluralismo.
  • Tawfik Hamid destaca el engaño de los islamistas y su intención de conquistar Occidente.
  • Qanta Ahmed rechaza la ley islámica y aboga por que los musulmanes vivan como ciudadanos modernos.
  • Zuhdi Jasser expone la narrativa islámica de la victimología y enfatiza la necesidad del patriotismo.
  • Raheel Raza se centra en las demandas mutuas de la inmigración, argumentando que Occidente debe mantenerse firme por sus valores y que los musulmanes deben adaptarse.
Después de exponer estos interesantes puntos de vista divergentes, Douglass-Williams dedica la segunda mitad de su libro a sus puntos en común. Se centra en los esfuerzos de los modernizadores para: Crear una visión alternativa a la islamista; Re-interpretar el Corán y otros textos islámicos problemáticos; Responder a las acusaciones de "islamofobia" dirigidas contra ellos; Formular una postura humana sobre Israel; Y desafiar la hegemonía islamista.
Su análisis cuidadoso muestra cómo el movimiento islámico modernizador se beneficia de las libertades ofrecidas en los Estados Unidos y Canadá (en contraposición a la represión intelectual que se encuentra en cada país de mayoría musulmana). También ayuda a establecer este movimiento como un esfuerzo intelectual serio, poniendo a los modernizadores contemporáneos en el mapa como nunca antes, impulsando así su causa. Dada la amenaza global del islamismo, eso es un logro constructivo, de hecho un gran logro.
Categoría del Artículo:  Musulmanes moderados

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.