viernes, 21 de julio de 2017

Masei(Números 33-36)


Partidas y destinos

Estos son los viajes de los hijos de Israel... Moshé escribió sus partidas según sus viajes por mandato de Hashem. Y estos son sus viajes según sus partidas”. (Números 33:1-2)
Pregunta:
¿Por qué en un comienzo la Torá establece que Moshé escribió “sus partidas según sus viajes” y luego cuando procede a enunciarlos dice “estos son sus viajes según sus partidas”?
Respuesta:
El Baal Haturim explica que la Torá utilizó la expresión “sus partidas según sus viajes” y luego la invirtió, para explicarnos que tanto sus partidas como el rumbo que tomaban eran de acuerdo al mandato de Hashem.
¿Qué podemos aprender de aquí?
Muchas veces nosotros pensamos que Dios quiere que vayamos a cierto lugar en un momento determinado como por ejemplo a realizar una mitzvá, o a participar de un casamiento, o a un  brit milá, etc. pero no siempre entendemos que las razones de esto pueden ser mucho más profundas de lo que imaginamos, o que quizás la razón es algo absolutamente indirecto, por ejemplo para encontrarnos con alguien que no hemos visto en mucho tiempo o para ayudar a alguien en el camino, etc.
Incluso en algunas circunstancias, por culpa de algún percance, ni siquiera logramos llegar a nuestro supuesto destino y nos quedamos varados en otro lugar, y pensamos que por alguna razón no pudimos cumplir con la voluntad de Hashem. Sin embargo, esto es una equivocación.
Siempre debemos tratar de entender por qué estamos en el lugar en el que estamos, puede ser que en un comienzo hayamos “partido” de acuerdo a la voluntad de Hashem, pero que ahora sintamos que estamos en cierto lugar simplemente porque así se dieron las circunstancias. Pero esto es un error. Si estamos enfocados constantemente en guiar nuestra vida de acuerdo a la Torá, entonces tanto nuestras partidas como nuestros destinos estarán siempre alineados con Su voluntad.
Se cuenta que una vez el famoso rabino Mordejai Gifter, Rosh Ieshivá de la Ieshivá de Telz en Cleveland, fue invitado a una boda en la ciudad de Baltimore. Él viajó con un grupo de alumnos a la boda pero por problemas técnicos se quedaron varados en un aeropuerto a mitad de camino sin poder llegar a destino. Cuando decidieron volver a Cleveland, se dieron cuenta que ya era hora de rezar Minjá y resolvieron organizar un Minián. Mientras buscaban un lugar tranquilo para rezar, uno de los empleados del aeropuerto les ofreció un cuarto para que rezaran, y de paso, les pidió si por favor podían ayudarlo a recitar Kadish por su padre, ya que si bien él no tenía ningún conocimiento de judaísmo, su padre había fallecido hacía algunos días y justo la noche anterior había decidido comenzar a recitar Kadish por él.
En ese momento, el rabino Gifter entendió que todo el viaje había sido sólo para esto, y que si bien él había pensado en un comienzo que estaba cumpliendo con la voluntad de Hashem al asistir a la boda y por lo tanto estaba muy frustrado por no haber podido llegar a destino el rumbo que habían tomado las cosas claramente había sido manejado por Hashem sólo para darle la oportunidad a este joven judío de recitar Kadish por su padre. Así, en contra de lo que había pensado en un comienzo, este había sido realmente el “destino” de su viaje.

Fuentes: Baal Haturim, comentario a Números 33:2

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.