lunes, 15 de agosto de 2011

Médicos y voluntarios israelíes escalaron el pico más alto de Africa como parte de una campaña solidaria


Médicos y voluntarios israelíes escalaron el pico más alto de Africa como parte de una campaña solidaria

Ver más imágenes»
Médicos, voluntarios y colaboradores de Israel que son parte de la organización humanitaria Salve el Corazón de un Niño (Save a Child`s Heart) llegaron a la cima del Monte Kilimanjaro, el pico más alto de África, en un esfuerzo por recaudar un millón de dólares para salvar la vida de 100 niños africanos que necesitan en forma desesperada una cirugía de corazón.
El grupo de doce escaladores integrado por representantes de Estados Unidos, Canadá, Israel, Etiopía y Sudáfrica alcanzaron la cima de 5.895 metros después de seis días de caminata por la selva tropical, páramos, zonas semidesérticas, desierto alpino y el terreno del Ártico.
"Los escaladores llegaron de diferentes países, hablan diferentes idiomas y diferentes edades, pero todos comparten el mismo objetivo: salvar la vida de los niños en África", dijo Emma Hacohen, Coordinadora del Proyecto de ascenso al Monte Kilimanjaro.
"Nunca me he sentido más poderoso", afirmó, por su parte, Simon Fisher, director ejecutivo de Salve el Corazón de un Niño.
Fischer afirmó se quedó sin palabras luego de tener la posibilidad de contar con un equipo médico que lleva a cabo la primera cirugía a corazón abierto pediátrica en Mwanza, Tanzania, y escalar el Monte Kilimanjaro, con la plena conciencia de que esto va a salvar 100 vidas más.
La referencia tiene que ver con la primera intervención quirúrgica a corazón abierto realizada al niño más pequeño de Tanzania.
Antes del ascenso al Monte Kilimanjaro, el equipo médico de Salve el Corazón de un Niño realizó 13 cirugías cardíacas pediátricas en Mwanza.
Aproximadamente 300 niños fueron examinados por los médicos SACH.
Los niños que necesitan cirugía de corazón, pero no lo recibirán durante la misión serán trasladados al Centro Médico Wolfson en Holon, Israel, con todos los gastos pagados por la organización humanitaria.
Cada escalador se comprometió a recaudar un mínimo de 10.000 dólares, el costo que se necesita para salvar la vida de un niño.
El resto de los fondos ingresarán a través de generosas donaciones de los partidarios de Salvar el Corazón de un Niño.
Emma Hacohen dijo que “en la parte inferior de la montaña parecía insuperable, pero día a día, lentamente, cuidadosamente, se puede conquistarla”. “Supongo que es bastante similar a lo que estamos haciendo en Salvar el Corazón de un Niño. Salvar a los niños con enfermedades del corazón en África también parece insuperable. Sin embargo, un corazón a la vez estamos haciendo una diferencia", agregó.
SACH es un proyecto elaborado en Israel para salvar vidas proporcionando una cirugía de corazón y los cuidados de seguimiento para los niños de países en desarrollo, como África, Irak, Cisjordania y Gaza.
El mes pasado Salvar el Corazón de un Niño recibió el estatus especial de la ONU en el comité Económico y Social y ahora es una ONG de las Naciones Unidas.
Desde su creación en 1996, el equipo médico trató a más de 2.700 niños de 42 países y ha examinado y evaluado más de 6.000 niños.