domingo, 1 de marzo de 2015

Estados Unidos: Un hombre puso carteles con esvásticas en el frente de su casa


Tres carteles con cruces esvásticas fueron colocados por su dueño en el frente de su hogar en River Park, California.

Uno de los posters simula la bandera de Estados Unidos, pero en lugar de estrellas, muestra una cruz gamada. El segundo, se parece a una bandera israelí, sólo que en lugar de la Estrella de David, muestra una cruz gamada.

Además, en un mástil el dueño de la propiedad colgó una bandera palestina.

La Chamberlainización de la política israelí

SILVIA SCHNESSEL PARA AGENCIA DE NOTICIAS ENLACE JUDÍO MÉXICO Por la deserción en curso de los árabes y la capitulación de los judíos, lo que una vez fueron impensables concesiones se han convertido en imperativos políticos percibidos.

Por Martin Sherman
Neville Chamberlain
Neville Chamberlain
Consideramos el acuerdo firmado ayer por la noche … como símbolo del deseo de nuestros dos pueblos denunca más ir a la guerra entre nosotros … un primer ministro británico ha regresado de Alemania trayendo la paz con honor. Creo que es la paz para nuestro tiempo.
- Neville Chamberlain, 1938, en la estela de la firma del Acuerdo de Munich con Hitler .
Os han dado a elegir entre el deshonor y la guerraEligisteis el deshonor y tendréis la guerra.
- Winston Churchill de 1938, en la estela de la firma del Acuerdo de Munich con Hitler.
 En la guerra, no importa qué bando se considerevencedor, no hay ganadores … todos son perdedores…. Debemos procurar por todos los medios a nuestro alcance evitar la guerra, mediante el análisis de las posibles causas, tratar de eliminarlas, mediante debate con espíritu de colaboración y buena voluntad… aunqueeso signifique establecer contacto personal con los dictadores. 
- Neville Chamberlain, 1938 
Winston Churchill
Winston Churchill
Usted pregunta, ¿cuál es nuestra política? Diré: Hacer la guerra, por mar, tierra y aire, con todas nuestras fuerzas y con toda la potencia … hacer la guerra contra una tiranía monstruosa …. Usted pregunta, ¿cuál es nuestro objetivo?Puedo responder con una sola palabra: victoria; la victoria a toda costa, victoria a pesar de todo el terror, victoria por largo y duro que sea el camino; porque sin victoria, no hay supervivencia.
- Winston Churchill, 1940 

Guerra de los Seis Días
Guerra de los Seis Días
Desde finales de la década de 1960, tras la victoria militar de barrido de la Guerra de los Seis Días, la política israelí ha sido objeto de una metamorfosis maliciosa. Su progresión fue gradual, casi imperceptible, hasta principios de 1990, cuando la metamorfosis mutó en una metástasis masiva. 
De cacareada virtud a vicio vilipendiado 
El resultado ha sido un impresionante cambio radical, que ha transformado la conducta del discurso político, la sustancia de percepciones políticas aceptadas/aceptables, y la evaluación de los resultados políticos existentes/deseados,haciéndolos a todos prácticamente irreconocibles con respecto a lo que prevalecía hace décadas. 
Acuerdos de Oslo
Acuerdos de Oslo
Los Acuerdos de Oslo de 1993, en los que Israel acordó aceptar la OLP terrorista como interlocutor legítimo, fueron una discontinuidad dramática en la evolución del sionismo.
De hecho, pronto se vio una profunda transformación de los procesos políticos en Israel, en los que todo lo que vino después fue cualitativamente diferente – a menudo diametralmente opuesto – a lo que había antes.
Como señalé en mi columna “La religión de retiro” (26 de junio de 2014): “No sólo que [el proceso de Oslo] groseramente distorsionó el espíritu fundador del sionismo, sino que invirtió su esencia y [revirtió] el empuje de los principios fundamentales del sionismo. Lo que antes se ensalzaba como virtud pasó a ser vilipendiado como vicio – y viceversa.
Así, se dio paso al previo tabú de un Estado palestino como opción política aceptable yconvencional, incluso preferida.
Para justificar este salto mortal ideo-intelectual, sus arquitectos comenzaron desovar un enfoque – o más bien, un síndrome – que elevó la entrega de la patria y el abandono de los familiares como el más elevado de los valores ilustrados, mientras denigraba cualquier señal de respaldo firme de identidad judía o solidaridad como “racismo etnocrático”.
De desafiante ‘David’ a complaciente ‘Goliat’ 
David y Goliat
David y Goliat
Ahora, casi un cuarto de siglo después de la mezcla fatal del nocivo brebaje oslense que culminó con la llamada Declaración de Principios (aka Oslo I) en el césped de la Casa Blanca en septiembre de 1993, Israel es un lugar muy diferente – no sólo en términos de apariencia física externa, sino en términos de vigor espiritual interior. Parece haber una relación inversa entre la altura y la opulencia de la miríada de imponentes rascacielos, alzándoseen las ciudades de todo el país, y el nivel de orgullo nacional y la autoestima con las queIsrael se comporta en la arena internacional. 
Paradójicamente, a medida que se multiplican los signos externos de éxito material, parece que hay una creencia cada vez menor en la capacidad del país para decidir su destino. Cuanto mayores sonla prosperidad económica y el avance tecnológico, menor es su aparente voluntad de ejercer sus derechos como Estado soberano. 
Paulatinamente, Israel parece verse a sí mismo (y permite que otros lo vean) cada vez menos como un diminuto pero atrevidamente desafiante “David”, y cada vez más como un quejoso “Goliat”, susceptible a la presión, consintiendo a las demandas cada vez más escandalosas, claramente perjudiciales a su interés nacional, en un frenético esfuerzo por evitar parecer intransigente. 
Pero, por supuesto, cumplir con tales exigencias es inevitablemente contraproducente, ya que sólo despierta el apetito para más demandas de mayor alcance – y aumenta las expectativas impacientes que permitan lograrlas, inmediatamente.
Pendiente resbaladiza … 
wehrmachtEn el primer volumen de su serie épicasobre la Segunda Guerra Mundial, Winston Churchill trazó la trágica cadena de acontecimientos de la política de apaciguamiento que el gobierno de Chamberlain había forjado justo antes de la invasión alemana de Polonia: “Mirar atrás y ver lo que habíamos aceptado sucesivamente o descartado: una Alemania desarmada por un tratado solemne; una Alemania rearmada en violación de un tratado solemne; superioridad aérea o incluso la paridad aérea desechada; Renania ocupada por la fuerza y la Línea Sigfrido construida oen construcción; el Eje Berlín-Roma establecido; Austria devorada y digerida por el Reich; Checoslovaquia desierta y arruinada por el Pacto de Munich, su línea de fortaleza en manos de los alemanes, su poderoso arsenal de Skoda haciendo de ahora en adelante municiones para los ejércitos alemanes … los servicios de 35 divisiones checas contra el todavía sin madurar ejército alemán desechados … todo se ha ido con el viento”.  
Lamentó la locura y las inevitables consecuencias de esta política: “… si no vas a luchar, cuando puedes ganar fácilmente sin derramamiento de sangre; si no vas a luchar cuandotu victoria será segura y no demasiado costosa; puede llegar el momento en que tengasque luchar con todas las probabilidades en tu contra y sólo una oportunidad precaria de supervivencia …” Seriamente, advirtió de los “juicios equivocados formados por gente bien intencionada y capaz”, que, “aunque honorables sus motivos, “serían” culpables ante la historia “por facilitar la tragedia prevista correctamente, como resultado de sus vanos intentos de apaciguar dictadores acomodando sus demandas. 
Paralelas perniciosas
Los líderes políticos israelíes harían bien en prestar atención a la lección que debemos aprender de las consecuencias catastróficas que continuaron las concesiones y culminaron en capitulación, por un proceso similar que ha afectado la política de Israel en su lucha por competir con sus adversarios árabes tiránicos. 
Itzjak Rabin
Itzjak Rabin
Este pernicioso paralelo es lanzado enclaro relieve por el último discurso de Yitzhak Rabin a la Knesset (05 de octubre 1995), apenas un mes antes de su asesinato. En el discurso, en el que buscaba la ratificación parlamentaria del Acuerdo de Oslo II, expuso su visión para el acuerdo definitivo con los palestinos. 
Repudiando la ahora bien conocida receta de Obama, afirmó categóricamente: “No volveremos a las líneas del 4 de junio, 1967″. Rechazando la idea de un Estado palestino soberano, declaró: “La solución permanente incluirá una entidad palestina que será una entidad que es menos que un estado”. 
Rabin luego pasó a detallar algunos de “los principales cambios … que nos imaginamos y queremos en la solución permanente”. 
Sobre Jerusalem: “En primer lugar y ante todo, una Jerusalén unida, incluidos tanto Ma’aleh Adumim como Givat Zeev – como capital de Israel, bajo soberanía de Israel”.
Sobre el Valle del Jordán: “La frontera de seguridad del Estado de Israel se encuentra en el valle del Jordán, en el sentido más amplio del término”. 
Sobre los asentamientos: “Los cambios incluirán la adición de Gush Etzion, Efrat, Betar y otras comunidades, la mayoría de las cuales están en la zona este de lo que fue la Línea Verde antes de la Guerra de los Seis Días”.
gush-katifY quizás lo más significativo: “El establecimiento de [nuevos] bloques de asentamientos en Judea y Samaria, como los de Gush Katif”- este último posteriormente destruido por la retirada de Gaza de Ariel Sharon en 2005
Concesiones una vez impensables; hoy imperativos de política 
Como he señalado en columnas anteriores (véase, por ejemplo, “Una ‘herencia’ secuestrada“, 17 de octubre 2013) en la que me referí a este discurso, es notable por razones numéricas. 
En primer lugar, como se ha mencionado, se hizo justo antes de su asesinato, y como tal fue su última receta pública para una solución permanente del conflicto con los palestinos. 
Rabin Nobel de la Paz
Rabin Nobel de la Paz
Por otra parte, no sólo lo dio después de haber sido galardonado con el premio Nobel de la Paz y aclamado internacionalmente como “valiente guerrero por la paz”, también transmitió a la opinión pública israelí el resultado que deben esperar de la culminación del proceso de Oslo. Por último, cabe recordar que, en aquel momento, esta posición conforme con Oslo articulada por Rabin fue considerada un bandazo a la izquierda radical, implicando concesiones no sólo impensables antes de su elección en 1992, sino totalmente incompatibles con la plataforma que había presentado al votante. 
Sin embargo, a pesar de todo esto; a pesar de que la fórmula de Oslo presentada por Rabin fue considerada por gran parte del electorado como excesivamente – de hecho, inaceptablemente – concesionaria; a pesar del hecho de que sólo se ratificó en la Knesset con el voto de un futuro condenado por contrabando de drogas (el entonces MK Gonen Segev), si fuera abrazada textualmente por Benjamin Netanyahu, en el clima político actual, y por su gobierno, serían despedidos como opositores, poco realistas e irrazonables. 
Así, mediante un proceso continuo de desgaste por los árabes, por una parte, y la capitulación de los judíos por la otra, lo que antes eran impensables concesiones se hanconvertido en imperativos políticos percibidos por cualquier configuración concebible de una resolución del conflicto con los palestinos.
La inutilidad de las renuncias
Barak y Ehud Olmert
Ehud Barak y Ehud Olmert
Como era de esperar, las concesiones cómplices de Oslo hicieron poco para avanzar la causa de la paz o mitigar las quejas palestinas. Ofertas de largo alcance, consintiendo prácticamente atodas las demandas de los palestinos, por Ehud Barak y Ehud Olmert fueron rechazadas o ignoradas, sólo paraprecipitar conflagraciones más violentas. 
Además de gestos conciliatorios por parte de Netanyahu – su aceptación de un Estado palestino, la congelación de la construcción en Judea-Samaria, la liberación no correspondida de terroristas condenados – fueron en vano – ya sea en la promoción de acuerdos de fondo con los palestinos u obviando su imagen como un rechazo de la comunidad internacional. 
La semana pasada, Sarah Honig del Jerusalem Post, con su elocuencia y perspicacia habituales, proporcionó una crítica mordaz de la auto-obstructiva – incluso autodestructiva – obsecuencia que se ha apoderado de muchos en la clase política israelí, dispuesta a ponerse en peligro a sí misma, a su gente y a su país, en un esfuerzo desesperado por evitar enojar a otros.
Centrándose en la censura doméstica de la aceptación de Netanyahu del ofrecimiento paraabordar una sesión conjunta del Congreso para transmitir sus serias dudas en cuanto a los peligros que entraña el incipiente acuerdo sobre el programa nuclear iraní, comentó amargamente: “Usted puede sacar ajudío de la Diáspora, pero no toda la Diáspora de todos los judíos. La izquierda de Israel y sus portavoces los medios son los principales ejemplos. 
Si se los escucha, el primer ministro, Benjamin Netanyahu, ha enfurecido imperdonablemente al hidalgo de la Oficina Oval. Era el deber de Netanyahu … autodestruirse obedientemente para apaciguar a su jefe.
“Parece que Chamberlain está vivo y goza de buena salud en los círculos políticos influyentes de Israel. 
Vender la rendición como estrategia
Sorprendentemente, sin inmutarse por la intransigencia árabe, los partidarios israelíes de la política Chamberlainesca de apaciguamiento político y retirada territorial ahora han llegado con una propuesta aún más radical en su búsqueda obsesiva e inútil de un acuerdo de paz inalcanzable. 
Aunque muchos en la izquierda israelí han perdido la esperanza de llegar a un acuerdo a través de contactos bilaterales con los palestinos, ahora han abrazado un nuevo y más peligroso paradigma – originalmente llamado Plan de Paz de Arabia, ahora conocido como Iniciativa de Paz Árabe. 
La iniciativa es, en efecto, un documento de rendición a los árabes, que borra todos los logros de la Guerra de los Seis Días de 1967 e incluso algunos de los de la Guerra de Independencia de 1948. Contraviene cada elemento de la prescripción ya citada de Rabin. Exige: (a) Israel vuelve a las fronteras de 1967 – con o sin intercambio de tierras insignificantes (b) la división de Jerusalén, (c) la evacuación del Golán, y (d) una “solución justa” del “problema” de los refugiados de Palestina. 
En definitiva, se trata de un modelo transparente para la aniquilación progresiva delestado judío, que hace tanto más angustioso el hecho de que casi 200 expertos en seguridad de alto nivel lo hayan abrazado – junto con la ridícula idea de una “solución regional” – como “iniciativa estratégica”. Pero habrá más sobre la Iniciativa de Paz Árabe y la “solución regional” en las próximas semanas.
Los historiadores serán desconcertados
Permítanme concluir con otro fragmento de Churchill. Él advirtió que “en caso de que una catástrofe mortal sorprendierla Nación Británica y el Imperio Británico, los historiadores dentro de mil años todavía serán desconcertados por el misterio de nuestros asuntos. 
Ellos nunca entenderán cómo fue posible que una nación victoriosa, con todo a su alcancese permitió ser humillada, y desechar todo lo que habían ganado porinconmensurable sacrificio y la victoria absoluta”.
Lo mismo ocurre con Israel. 
Martin Sherman (www.martinsherman.org) es el fundador y director ejecutivo del Instituto Israelí de Estudios Estratégicos. (Www.strategicisrael.org)
Fuente: The Jerusalem Post