martes, 24 de noviembre de 2009

Un misterioso vuelo que une Caracas y Teherán


El Airbus 340 de la aerolínea venezolana Conviasa sale sólo dos sábados al mes y con una cabina de pasajeros semivacía. El pasaje cuesta 3 mil euros y la compañía dice que no quedan más lugares hasta fin de año
"No suele viajar con más de 140 viajeros cada vez. En su mayoría, suelen ser funcionarios venezolanos, inmigrantes sirios y empresarios iraníes", explica un ex tripulante del vuelo que prefiere mantener el anonimato.

En temporada alta como es el mes de diciembre, el billete cuesta casi 3.000 euros, y en los periodos de menos demanda nunca baja de 1.500 euros. Estos precios son prohibitivos para la mayoría de los venezolanos.

A pesar de ello, la oficina de reservas de Conviasa sostiene que no queda ni un sitio libre en todos los vuelos para lo que resta de este año.

“Sin duda, éste es un vuelo con fines políticos, no es un vuelo para nada rentable. Desde que comenzó a operar, la dirección comercial de la aerolínea advirtió que generaría pérdidas enormes. A nosotros nos sale carísimo hacer esta ruta porque el avión se utiliza exclusivamente para ésta", explica un alto cargo de Conviasa.

Los negocios que supuestamente sostienen a esta aeronave en el aire van de mal en peor. Después de dos años de acumular kilómetros recorridos, los gobiernos de Hugo Chávez y Mahmud Ahmadinejad deberán decidir en diciembre de 2009, antes de que venza el convenio firmado en 2007, si existen razones distintas de las económicas para renovar la alianza entre Conviasa y la aerolínea persa Irán Air, que valgan la pérdida de miles de euros por cada despegue.

Cuando comenzó a ejecutarse el convenio, el vuelo Caracas-Damasco-Teherán partía todos los sábados por la tarde del aeropuerto internacional de Maiquetía, y estaba de regreso los martes en la madrugada.

Pero desde hace un mes, los vuelos comenzaron a efectuarse cada dos semanas. Inicialmente, Irán Air operó la ruta con un avión de su propiedad durante sólo dos meses; a partir de entonces, comenzó a utilizarse el Airbus propiedad de Conviasa.

El itinerario tiene una duración total de 16 horas y media: 14 horas de navegación entre Caracas y Damasco, y dos horas y media entre Damasco y Teherán. Añadido a esto, hay una parada técnica de entre 20 y 27 horas. Los cálculos más conservadores indican que el coste total del vuelo es de 340.000 euros, que no se compensan ni de lejos con la venta de billetes.

“De Venezuela a Siria el vuelo podría ser rentable, porque allí desembarcan hasta un centenar de pasajeros por vuelo; en su mayoría, sirios que viven desde hace muchos años en Venezuela. Pero entre Damasco y Teherán sólo vuelan entre 40 y 60 personas, que no justifican siquiera que se mueva el avión”, agrega el responsable de la compañía aérea venezolana. Conviasa es la compañía creada en 2004 para reemplazar a la extinta Viasa (liquidada en 1997) con el propósito de que Venezuela volviera a tener una línea de bandera.

El transporte de mercancías de Venezuela a Irán o viceversa, tampoco lo justifica: el acuerdo firmado por Conviasa e Irán Air en 2007 no contempla un “convenio de carga”, razón por la cual los paquetes más grandes que se han transportado legalmente en esta ruta son las valijas diplomáticas.

El trayecto de dos horas y media entre Damasco y Teherán no sólo ha despertado las sospechas de la prensa internacional, que especula acerca del transporte de uranio y de componentes militares en el vuelo de Conviasa, sino que también ha disparado la inquietud de la tripulación de la aerolínea.

En la página www.conviasa8k.com, creada por la empresa para ejercer el “control social” y denunciar a los “revolucionarios infiltrados” en el vuelo, han llegado a aparecer mensajes anónimos cuyos autores sólo se identificaban como azafatas, pilotos y mecánicos de la aerolínea, que denunciaban, sin ofrecer pruebas, que en el tramo Damasco-Teherán se transportaba ilegalmente “material radiactivo”.

La dirección de Internet fue clausurada a raíz de estos mensajes. Ahora muestra un cartel que pone “página movida”, y remite al sitio oficial de la compañía, donde los internautas son recibidos con un simpático eslogan: “Conviasa… el placer de volar”.


Fuente: El País de España

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.