lunes, 16 de abril de 2012

Activistas pro-palestinos siguen detenidos en Israel

Más de medio centenar de activistas pro-palestinos participantes en la campaña "Bienvenidos a Palestina" permanecen detenidos en Israel, la mayoría de ellos a la espera de ser devueltos a sus países de origen.

"Hay 79 personas a las que se les ha denegado la entrada en el país desde ayer. En estos momentos, 56 están en una cárcel, 21 han sido devueltos a sus países de origen y otros dos están retenidos en el aeropuerto", informó la portavoz del servicio de Migración del Ministerio de Interior, Sabin Hadad.

Entre los dos que permanecen en el aeropuerto está un español, señaló la portavoz.

Según confirmó la Embajada española en Tel Aviv se trata del activista y cooperante Julio Rodríguez, que participaba en la campaña pro-palestina en representación del partido Izquierda Unida.

"Nos acaban de confirmar que Julio Rodríguez está en el centro de detención del aeropuerto, vamos a visitarle para prestarle asistencia consular", señaló la cónsul española Victoria Rodríguez, que añadió que "según nos indican, lo más probable es que salga hoy hacia Alemania, ya que llegó aquí a través de ese país".

Julio Rodríguez fue retenido ayer a su llegada al aeropuerto de Ben Gurión junto con la también española Teresa Salas, de la ONG Paz Ahora.

En un primer momento se informó que




ambos habían sido devueltos en frontera, pero informaciones posteriores indican que Salas ya viajó en un avión hacia Alemania mientras que Rodríguez estaría aún en el país.
Una tercera activista española, Maite Santamaría, que llegó a Tel Aviv desde Francia, pasó los controles y llegó a la ciudad cisjordana de Belén, donde estaban convocados activistas de todo el mundo para participar en una semana de actividades.

Israel impidió la llegada de decenas de activistas a los que las aerolíneas prohibieron el abordaje en origen, tras recibir una lista negra de las autoridades israelíes, que advirtieron de sanciones si se les permitía embarcar.

El diario Haaretz asegura, citando fuentes de seguridad, que los servicios de inteligencia elaboraron las listas pese a que no tenían información concreta de que el cuarenta por ciento de ellos estuviesen relacionados con la campaña palestina.

Según el diario, las autoridades israelíes negaron la entrada al país a un diplomático francés y su esposa, que empezarán a trabajar este verano en el consulado de Jerusalén y venían a buscar casa.

También se impidió en un primer momento la entrada de un empleado del Ministerio de Comunicaciones de Italia, que venía a encontrarse con sus homólogos en Israel, y de un holandés de la farmacéutica Merck, que viajaba con una delegación empresarial para inaugurar un centro de investigación financiado por su empresa, aunque finalmente ambos lograron entrar en el país. EFE-AURORA