martes, 17 de mayo de 2011

ANALISIS: LA ESCRITURA ESTABA EN EL MURO


yo 16, 2011
Por Mordechai Kedar

Los enfrentamientos de ayer reflejan las nuevas realidades regionales y la percepción de burla de Israel. Y aún hay más por venir.
Durante años, he estado escuchando de los planes de los refugiados palestinos en Gaza, Líbano y Siria para marchar en masa hacia la frontera con Israel, bajo el ojo vigilante y hacedor de titulares de los medios de comunicación internacionales - en particular los medios de comunicación árabes. Israel nunca se atrevería a disparar a los manifestantes, fue razonado, especialmente si ellos caminaban desarmados y no mostraban violencia.
Yo escribí y hablé sobre estos planes en los medios de comunicación israelíes.
Recientemente, algunas cosas cambiaron en el medio árabe y nosotros vimos las consecuencias el domingo.
Primero y principal esta el desarrollo de un sentimiento de "Si, nosotros podemos"- la creencia que masas desarmadas pueden superar y derrotar a dictadores. La protesta de "cuerpo expuesto" es la nueva arma no convencional de personas frustradas, jóvenes desempleados, un arma contra la cual se espera que el régimen esté indefenso. Tunecinos, egipcios, yemenitas y sirios usan y han usado esta arma en contra de sus gobernantes, ahora los palestinos han adoptado su uso en contra de Israel.
El segundo acontecimiento es Facebook y Twitter, medios por los cuales el público puede organizarse a pesar de los esfuerzos del régimen por reprimirlos, y donde los líderes pueden movilizar a una rebelión sin el peligro de revelar sus verdaderos nombres. Los medios de comunicación social fueron de hecho la forma en que fueron organizados los acontecimientos del domingo.
El tercer cambio es la participación de los regímenes sirio y libanés en eventos, ya que autobuses sobre autobuses de palestinos descontentos no podrían haber llegado a la frontera con Israel el domingo sin el conocimiento de aquellos gobiernos y su consentimiento. La cooperación de los regímenes se deriva de su esfuerzo por exportar sus problemas internos a Israel, a alejar a su vez las cámaras de televisión de lo que ocurre en Siria, Líbano y la Franja de Gaza hacia Israel y sus acciones contra los árabes.
Los residentes sirios de Deraa recientemente le gritaron a las cámaras, "Esperamos que Israel nos ocupe, porque el ejército sirio es más cruel que el ejército israelí." El régimen sirio cree que los cadáveres cerca de la frontera con Israel van a "restaurar la cordura" de los civiles en Deraa.
El cuarto nuevo elemento es el vínculo entre Siria, Líbano y Gaza - el vínculo iraní. Estas tres áreas están bajo la influencia de los ayatollahs, y no hay mejor fecha en la que culpar a Israel por el caos en el Medio Oriente que el 15 de mayo, la famosa "Nakba".
Pero no debemos pasar por alto el factor israelí, el que tiene un papel importante: En los últimos años, los actores árabes han visto y oído que Israel concede cada vez que está sujeto a presión externa. El Likud, que históricamente se opuso firmemente a la creación de un estado palestino, está hoy dispuesto a aceptar uno. Una Jerusalem unificada, un consenso israelí desde hace años, está hoy día al borde de la división. Incluso el retorno de los refugiados - una vez considerado anatema a través de todo el espectro político - es contemplado, al menos en cierta medida, por algunos políticos de la izquierda.

Click for special Jpost coverage

Y cuando los enemigos de Israel la ven comprometiendo sus "principios" centrales bajo presión externa, y se dan cuenta que sus "líneas rojas" son en su mayoría de color rosa pálido, se eleva la esperanza que una mayor presión será recompensada con nuevas concesiones, la fuerte presión de los refugiados, por ejemplo, llevará a los israelíes cansados ​​de la guerra a renunciar a ese punto, también.
Hoy en día la imagen de Israel - a pesar de la Segunda Guerra del Líbano en 2006 y la Operación Plomo Fundido en 2008-9 - es la de un estado débil, cobarde, un estado que puede ser clavado en la cruz mundial por Richard Goldstone, un estado donde anunciar planes para construir 1600 viviendas en Jerusalem es suficiente para elevar la ira de los residentes de la Casa Blanca. Sus países vecinos están seguros que la sociedad israelí - especialmente la élite viviendo en la aparentemente hedonista, pacifista y post-sionista Tel Aviv - venderá todo lo que una vez consideró sagrado a cambio de paz y tranquilidad en la calle Shenkin, porque ha perdido la voluntad de luchar.
Al mismo tiempo, a los ojos del resto del mundo, Israel se está convirtiendo en un país leproso - gracias al antisemitismo clásico amplificado por la culpa europea por los males del Holocausto y del colonialismo. (Siempre es más fácil golpear el pecho del judío en contrición que el propio.) Por lo tanto, se espera que Israel no recurra nunca a la fuerza contra los desarmados "repatriados", esos son los medios utilizados por los de la talla de Gaddafi de Libia y Assad de Siria.
Los acontecimientos del domingo no son la última palabra. La dinámica en el Medio Oriente es una de escalada y realce. Cada persona que muere hoy es el mártir de los funerales de mañana, convirtiéndose el mismo funeral en una protesta violenta y sus víctimas, a su vez, en los mártires del día siguiente. Israel, por lo tanto debe ser resuelta por un lado, pero sobria y medida por el otro, ya que un creciente número de muertos sólo exacerbará la situación.
Este país debe sopesar cuidadosamente sus acciones para enfrentar las nuevas realidades. No tiene ningún interés en compartir una celda con los dictadores de esta región.

El Dr. Mordechai Kedar es profesor en el Departamento de Arabe en la Universidad de Bar-Ilan e investigador asociado en el Centro Begin-Sadat (BESA) para Estudios Estrategicos.

Fuente: The Jerusalem Post- Este artículo fue traducido especialmente para el blog de OSA Filial Cordoba.