domingo, 20 de julio de 2008

Inmigrante de Etiopia......y Agente de Mossad


Después de decenas de años, el hombre que dirigió operativos secretos y trajo a decenas de miles de sus hermanos de Etiopía, reveló su historia en una convención del Mossad.
Decenas de miles de judíos de Etiopía llegaron a Israel gracias a él. Por años ha actuado detrás de bambalinas, comandando operativos secretos. La semana pasada, durante una convención de hombres del Mossad, parte de su historia quedó al descubierto.Se llama Y.Z., tiene 53 años, y obviamente su identidad no debe ser revelada. Inmigró a Israel desde Etiopía en uno de los operativos de los años '70, y trabajó en diversos empleos. A principios de los años '80 cambió su vida, y luego, gracias a él, cambiaría la vida de decenas de miles más.
Todo comenzó con un encuentro en un café. Un hombre que trabajaba en el Mossad, el servicio de inteligencia externo de Israel, le pidió ayudarlo a traer judíos de un país aledaño a Etiopía. Y. no dudó por un segundo, y cumplió su rol con todo éxito. A raíz de ello, fue contratado por el Mossad de modo permanente. Durante su servicio cumplió muchas funciones, algunas de ellas muy altas.
Uno de los puntos culminantes de su carrera fue dirigir el Operativo Moshé, el audaz operativo para traer a miles de judíos de Etiopía, durante el cual aviones de la Fuerza Aérea israelí aterrizaron en Sudán. Los judíos de Etiopía, que habían llegado a Sudán luego de una extensa y peligrosa marcha a través del desierto, fueron subidos al avión y traídos a Israel. Y. fue el hombre que dirigió el operativo entero con una calma total. Más tarde participó también en el Operativo Salomón, en el marco del cual también fueron traídos miles de judíos etíopes.Se trata de un hombre modesto, y durante los años se abstuvo de hablar demasiado sobre su accionar. "No estuve allí solo, hubo muchos otros", relativizaba, y la fama se la llevaban otros. El miércoles último, por fin, le dieron a él y a su familia el honor que se merecen. Unos 3.000 judíos de la comunidad etíope, decenas de hombres del Mossad y el primer ministro Ehud Olmert, participaron en una ceremonia a la memoria de Yona Bugala, padre de Y.Z., que se ganó el mote de "Herzl de los etíopes", debido a que elevó la conciencia del mundo occidental el hecho de que en Etiopía vivían decenas de miles de judíos.
A pesar de ser el judío etíope que más alto llegó en el escalafón del servicio público, muchos de los presentes no sabían quién era debido al carácter de su trabajo, y por el secreto y la confidencialidad. Uno de los asistentes, Rajamim Elazar, locutor de la Radio Reka (Kol Israel en idiomas, para nuevos inmigrantes, y para oyentes del exterior), y amigo personal de Y., Aceptó contar algunas cosas de él. "Es un hombre introvertido, sensible, y un ejecutante neto, un hombre que no cede fácilmente. Su padre era el soñador, él es el promotor".
¿Y qué dice él mismo? "Le di mi palabra a mi padre, y la cumplí. Si no me hubiera enrolado en el Mossad, habría activado por la inmigración etíope de modo independiente. Sentí que lo tenía que hacer".
Y hubo quien valoró sus actos, su coraje. Hace algunos meses, Y. recibió una condecoración por un operativo secreto en el que participó. Sobre los detalles no se puede revelar absolutamente nada, pero se puede decir que no tiene que ver con la venida de los judíos de Etiopía, sino con otro operativo audaz.Fuente Povesham