viernes, 29 de octubre de 2010

Benedicto XVI: los inmigrantes deben «respetar las leyes y la identidad nacional de los paises de acogida

El Papa Benedicto XVI ha dicho el martes al presentar su mensaje para la Jornada Mundial de los Migrantes y de los Refugiados que estos ultimos «tienen el deber de respetar las leyes y la identidad nacional del pais de acogida" aun si la comunidad internacional los debe proteger. La proxima Jornada Mundial de los Migrantes y de los Refugiados sera celebrada el 16 de enero.
«Muchas personas deben enfrentar la dificil experiencia de la migracion, en sus diferentes expresiones: interiores o internacionales, permanentes o estacionales, economicas o politicas, voluntarias o forzadas. En casos diversos, la partida de su propio pais es provocada por diferentes formas de persecuciones, de modo que la fuga deviene necesaria», ha déclarado el Papa.
«Ademas, el mismo fenomeno de la mundializacion, caracteristico de nuestra epoca (...) significa igualmente "una humanidad que se esta volviendo mas interconectada", traspasando las fronteras geograficas y culturales», ha continuado Benedicto XVI.
«Todos, por lo tanto son una unica familia, los migrantes y las poblaciones locales que los acogen, y todos tienen el mismo derecho a beneficiarse de los bienes de la tierra, cuyo destino es universal», ha estimado.

15 millones de réfugiados en el mundo
No obstante, «al mismo tiempo, los estados tienen el derecho de reglamentar los flujos migratorios y de defender sus fronteras, garantizando siempre el respeto debido a la dignidad de cada persona humana. Por otro lado, los inmigrantes tienen el deber de integrarse en el pais de acogida, de respetar sus leyes y la identidad nacional", ha dicho el Papa.
Hay en el mundo mas de 15 millones de refugiados, de los cuales 10,4 millones estan bajo la responsabilidad del Alto Comisionado de la ONU, y alrededor de 27 millones de personas desplazadas al interior de su propio pais, ha recordado en el curso de la conferencia de prensa de presentacion del mensaje el Padre Gabriele Bentoglio, miembro del Consejo Pontificio para los Migrantes.
«Hay que considerar en forma especifica la situacion de los refugiados y de otros migrantes forzados, que representan una parte importante del fenomeno migratorio. Respecto a estas personas, que huyen de las violencias y las persecuciones, la comunidad internacional ha asumido compromisos precisos», ha recordado Benedicto XVI.
«Yo quisiera dirigir por ultimo un pensamiento particular (...) a los estudiantes extranjeros e internacionales. Esta es una categoria que reviste ella mismoa una importancia social, en la perspectiva de su retorno, como futuros dirigentes, en sus paises de origen», ha dicho.
«Ellos constituyen los "puentes culturales" y economicos entre sus paises y sus paises de acogida, y todo esto va precisamente en direccion de formar "una sola familia humana", ha estimado el Papa. El ha recordado que «el mundo de los migrantes es vasto y diversificado, constituido de experiencias maravillosas y prometedoras, y por desgracia, otras muchas dramaticas e indignas del hombre y de las sociedades que se califican de civiles.».
Fuente: Libération- Francia