martes, 12 de octubre de 2010

LIBERALISMO HOLANDES Y EL PARTIDO DE LA LIBERTAD



Se espera que hoy los parlamentarios holandeses aprueben una coalicion que dara al Partido de la Libertad de Geert Wilders una parte en el gobierno por primera vez desde que fue fundado en 2005 para presionar por medidas tales como restringir la inmigracion musulmana y penalizar los pañuelos que cubren las cabezas.
La nueva coalición estará encabezada por el Partido del Pueblo mas de derecha que de centro, o VVD, y también incluirá a la Democracia Cristiana más centro que derecha. El VVD desplazo a la Democracia Cristiana como el partido mas grande en el parlamento tras las elecciones de junio, pero carecia de los votos necesarios para formar una coalicion sin el apoyo del partido del Sr. Wilders o de partidos de la Izquierda. La alineación con el Partido de la Libertad permitirá al VVD alcanzar algunas de sus reformas económicas propuestas, aunque el Partido de la Libertad tiene su propia racha de populismo económico.
El relato que prevalece en Europa, sin embargo, es que algo mucho más siniestro está ocurriendo en Holanda. Wilfried Martens, el jefe del grupo paraguas de centro-derecha de Europa, el Partido Popular Europeo (PPE), el domingo declaró que "lamento esta evolución política." El agregó que "Es deber de las principales familias políticas en Europa reflexionar sobre esta realidad lamentable y combatirlo de manera conjunta."
El Sr. Martens es uno de muchos en Europa que parecen pensar que la unica forma de tratar con gente como el Sr. Wilders y sus partidarios es el ostracismo. Es una lástima, tanto porque juega directamente en manos del señor Wilders como porque hace caso omiso de las preocupaciones genuinas sobre la trayectoria ideológica de las comunidades musulmanas en Europa. El Sr. Wilders puede ser algo manipulador politicamente, un caso notable es su llamado no tan gracioso a prohibir el Corán de la misma manera que el Mein Kampf de Hitler está prohibido en muchos países.
Pero el señor Wilders también aborda cuestiones legítimas que la mayoría de los partidos mayoritarios en Europa simplemente no se atrevieron a tocar. La principal de esas cuestiones es si los inmigrantes musulmanes se ajustarán a las costumbres culturales europeas vigentes, o si los europeos cada vez se harán mas conforme a las costumbres de la población inmigrante. Esto no es un tema que debe estar fuera de los limites políticamente, y cuanto mas gente como el señor Martens tratan de esconderlo mas fea se hara la politica asociada con ella.
Hay muchas razones para creer que un papel de apoyo en el gobierno (aunque sin ningún tipo de carteras del gabinete) atemperara los impulsos del Partido de la Libertad. Esto podría hacer al señor Wilders un portavoz mas convincente para sus temas centrales, o podría exponerlo como un político fundamentalmente poco serio. De cualquier manera, la política holandesa se beneficia.
La buena noticia es que un gobierno liderado por el VVD tiene la oportunidad de hacer algunos avances contra el gasto excesivo del gobierno y hacia la reforma de la atencion de salud y bienestar. Estas son las medidas que el país tanto necesita. Si hay algo que lamentar aquí, es que el Partido de la Libertad no los apoya de todo corazón.
Fuente: The Wall Street Journal

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.