jueves, 10 de abril de 2008

Israel muestra su poderío bélico

El Ejército desarrolla maniobras militares a las que incorporó a los civiles y son las mayores en sus sesenta años de existencia.
Aunque presentadas como un asunto interno, los ejercicios tienen, entre otros propósitos, el de mostrar a los vecinos islámicos que Israel no ha perdido potencia bélica.
Las maniobras tendrían la finalidad de corregir los errores cometidos en la guerra del Líbano de verano del 2006 con una serie de entrenamientos para mejorar la coordinación entre civiles y militares ante una coyuntura parecida en el futuro.
Entre los ejercicios figuró el imaginario derramamiento de una sustancia venenosa en la Bahía de Haifa y el eventual desalojo de un edificio civil de Tel Aviv tras el impacto de un misil.
Asimismo hubo ensayos de emergencia general, como el desarrollado con el ulular de sirenas en todas las ciudades del país.
Las sirenas dieron la alarma y miles de escolares y funcionarios abandonaron colegios y centros administrativos para cobijarse en refugios.
Poco después, la televisión pública emitió un programa especial para instruir a la población sobre como protegerse de un ataque aéreo y con cohetes.
El vice ministro de Defensa, Matan Vilnaí, aseguró que "el Gobierno aprenderá de los fallos que revelen las maniobras".
Olmert advirtió que los simulacros no están motivados por la inminencia de una "nueva guerra en el Norte", en alusión al Líbano y Siria.

Fuente:Aurora