lunes, 28 de abril de 2008

Mensaje del Primer Ministro, Ehud Olmert, a los Niños de la Diáspora

Queridos Niños:

Estoy feliz de enviarles mis más cálidos saludos desde Jerusalén “la Eterna e Indivisible capital del Estado de Israel y del Pueblo Judío”, en ocasión del 60º cumpleaños del Estado de Israel.

Hace sesenta años valientes judíos, de todo el mundo, lucharon - por la independencia y la libertad del Estado de Israel- y vencieron. Desde entonces, el Estado de Israel se convirtió en una moderna y vibrante democracia.

Algunos se preguntarán por qué Israel debería ser una parte importante de sus vidas. Hay muchas razones. El moderno Estado nos une con nuestra orgullosa historia en nuestra Tierra; desde los gloriosos días de los Reyes de Israel, a través de la antigua talla de nuestra civilización y a la heroica resistencia de los Macabeos.

El moderno Estado de Israel sirve como refugio seguro para judíos de todo el mundo; abraza y absorbe sus culturas, comenzando con los sobrevivientes del Holocausto de Europa, los marroquíes, yemenitas, rusos, etíopes y judíos de diferentes colores, que hablan 110 diferentes lenguas.

El Pueblo Judío, de donde quiera que sea, pertenece uno al otro: somos, en verdad, hermanos y hermanas y debemos garantizar que siempre tendremos un Hogar hacia donde ir, incluso si vivimos en diferentes sitios.

Los invito a convertirse en parte de Israel; aprender nuestra historia compartida, nuestra lengua y venir a visitarnos. Necesitamos uno del otro para asegurar nuestro futuro, como pueblo y país, y los invito a desempeñar un rol importante en esta misión.

Jag Saméaj!!

Atentamente,

Ehud Olmert