martes, 24 de junio de 2008

Disolver la UNRWA


Asaf Romirowsky escrive sobre la UNRWA (Refugio del rechazo a la existencia de Israel), inútil y corrupta agencia cuya gigantesca burocracia sin incentivos para avanzar una resolución del problema de los refugiados palestinos, favorece que los grupos terroristas destinen recursos económicos a fines criminales en lugar de a ayudar a la población civil, es causa de la continuación del conflicto árabe israelí, de la incitación de toda una generación de palestinos a la violencia terrorista, y hasta del sufrimiento de los propios refugiados. La solución sería la disolución inmediata de la UNRWA.
Al buscar formas de perseguir el terrorismo y la actividad terrorista, examinar la UNRWA es un buen punto de partida. Los dólares del contribuyente norteamericano sufragan alrededor de la tercera parte del presupuesto de operaciones de la agencia. La UNRWA proporciona comida, medicinas, ayuda económica, puestos de trabajo, educación radical, oportunidades políticas y hasta asistencia logística a Hamas y otros grupos extremistas. El presupuesto de la UNRWA, que supera los 365 millones de dólares, es aportado por muchas naciones, pero Estados Unidos y otras naciones occidentales son los mayores donantes.
Suspender la financiación del presupuesto de la UNRWA iría en detrimento de Hamas en Gaza, que se vería obligado o bien a proporcionar los servicios a los palestinos, o a admitir que no tiene intención de hacerlo. También enviaría un importante mensaje a Naciones Unidas, que perpetúa el problema de los refugiados palestinos y da legitimidad a grupos como Hamas a través de la contínua existencia de la UNRWA.
Transferir los servicios de la UNRWA a las demás agencias, sobre todo el Alto Comisionado para los Refugiados, que tiene una experiencia larga y productiva, sería otra maniobra importante. Y finalmente, hacer que de verdad la Autoridad Palestina asuma la responsabilidad de los servicios sociales si va a gobernar realmente al pueblo palestino enviaría una señal a todas las partes de que un futuro estado de Palestina estaría preparado para vivir en paz con sus vecinos y consigo mismo.Fuente AJN