viernes, 31 de julio de 2009

LOS GOBIERNOS DEBEN ABRIR SUS OJOS A LOS CRIMENES DE ODIO‏

By Paul LeGendre · June 22, 2009

NEW YORK (JTA) -- El odioso asesinato del Oficial de Policia Especial Stephen Johns mientras el cuidaba la entrada al Holocaust Memorial Museum de EEUU fue un preocupante recordatorio que el antisemitismo continua floreciendo en los Estados Unidos. Pero el recordatorio no debe parar alli: crimenes antisemitas y otros de odio violento no conocen limites y estan en ascenso, desde Washington a Europa y mas alla.
La tragedia del Holocaust museum es un llamado de clarin para que los gobiernos respondan mas vigorosamente a los crimenes alimentados por la intolerancia y discriminacion.
Desafortunadamente, muchos gobiernos han sido indiferentes o quitado importancia al tema, resultando en una sorprendente escalada en los crimenes antisemitas y otros de odio violento.
Solo 13 de los 56 paises que forman la Organizacion para la Seguridad y Cooperacion en Europa, el organismo mas grande mundial de seguridad regional, tienen adecuado monitoreo y sistemas de informacion de crimenes de odio. Mas de 40 del organismo, que incluye Norteamerica y Europa, tanto como las ex republicas sovieticas, actualmente fallan en monitorear e informar publicamente crimenes de odio violento, dejando a los funcionarios de gobierno sin un cuadro claro del creciente problema.
Y es un problema creciente. En 2007, los crimenes violentos antisemitas crecieron en un numero de paises donde datos oficiales y no gubernamentales estan disponibles-- Canada, Alemania, Rusia, Ucrania y el Reino Unido. Esta creciente violencia a traves del continente sobre los ultimos años ha sido impulsada periodicamente por hechos internacionales. Mas recientemente, en enero, la violencia antisemita surgio dramaticamente en aparente respuesta a la accion militar israeli en la Franja de Gaza.
Los detalles de algunos de estos violentos ataques son mas preocupantes.
En Paris, un joven estudiante fue acuchillado cuatro veces y una chica judia de 15 años fue atacada por una banda de jovenes antisemitas. En Inglaterra, hubo una muy extendida violencia contra sinagogas y discurso de odio galopante. En Belgica un cocktail molotov fue arrojado a una sinagoga. En Alemania, cementerios fueron profanados.
El fenomeno va mas alla de los limites de Europa: en Venezuela, hombres irrumpieron en una sinagoga de Caracas y las escuelas judias debieron cerrar por varios dias para proteger a los estudiantes.
Para encarar la cuestion de los crimenes de odio-- en una base diaria tanto como momentos de intensificada preocupacion internacional-- y combatir la propagacion de antisemitismo, los lideres de gobierno deben tomar pasos proactivos para condenar inmediatamente los actos violentos cada vez que estos ocurran.
Hay algunos pasos positivos a seguir: En enero, el presidente frances Nicolas Sarkozy comprometio a lideres religiosos judios, musulmanes y catolicos en un proceso en el cual ellos resolutamente denunciaron la violencia. Y el Primer Ministro britanico Gordon Brown fue el primer lider en firmar la Declaracion de Londres contra el Antisemitismo y urgio a sus contrapartes europeas a unirsele en combatir los crimenes de odio.
Estos ejemplos de liderazgo son alentadores, pero declaraciones y discursos no nos llevaran tan lejos en esta lucha. Las naciones tambien deben trabajar para fortalecer las leyes contra crimenes de odio, y vigorizar esfuerzos para alcanzar y trabajar con comunidades de victimas y grupos de la sociedad civil.
Afortunadamente, ellos no tienen que conseguir estas metas solos. Los EEUU han estado y deben continuar siendo una fuerte voz internacional en combatir el antisemitismo y otros crimenes de odio globalmente.
Aunque lejos de ser perfecto en su campaña por combatir la intolerancia, los EEUU tienen un sistema de informes extensivo a nivel nacional de crimeres de odio y un sistema de justicia criminal que reconoce la naturaleza especial de estos actos violentos. Los lideres americanos deben comprometer a sus contrapartes europeas en un esfuerzo por combatir el antisemitismo y proveer asistencia como gobiernos extranjeros trabajado para establecer o fortalecer sistemas oficiales de monitoreo e informe de crimenes de violencia de odio.
El modelo americano para rastrear datos de crimenes de odio, que incluye incidentes motivados en todo o en parte sobre la base da la raza, origen nacional, religion, etnia, genero, orientacion sexual y discapacidad de la victima, seria una herramienta valorable para que otras naciones empleen.
Pero si el tiroteo del 10 de junio en el Holocaust Memorial Museum nos enseño algo, es que los EEUU tambien deben ejercitar vigilancia continua contra crimenes antisemitas y otros violentos de odio en casa y actualizar las herramientas que los organismos de aplicacion de la ley tienen para combatirlos.
Hay una oportunidad ahora para tomar tal accion: El Senado debe aprobar el Acta de Prevencion de Crimenes de Odio de Matthew Shepard y el President Obama debe convertirlo en ley.
Sin cuestion, si los EEUU van a ser el lider global de los derechos humanos, el progreso debe comenzar en casa. Y si Europa va a terminar la preocupante tendencia de crecimiento de los crimenes antisemitas y otros de odio violento, debe abrir sus ojos al problema y montar una respuesta mas vigorosa y extensiva.
(Paul LeGendre es el director del programa Combatiendo la Discriminacion de Human Rights First)
Fuente: JTA