miércoles, 5 de octubre de 2011

TRATAR CON CUIDADO‏

Por Bruce Maddy-Weitzman
26/9/11

LA MINI-CRISIS EN LAS RELACIONES EGIPCIO-ISRAELIES luego de los ataques transfronterizos del 18 de agosto en el sur de Israel por parte de terroristas palestinos y al menos un ciudadano egipcio, aparentemente termino.
Indignados por la muerte de ocho israelies y las heridas de 30, funcionarios y comentaristas israelies habian airado a los egipcios al señalar la laxitud de las fuerzas de seguridad egipcias, un resultado directo, ellos dijeron, de la caida de Hosni Mubarak. Aun mas preocupante para los egipcios fue la muerte de cinco soldados egipcios en suelo egipcio a manos de tropas israelies que estaban disparando a los terroristas.
Miles de ruidosos manifestantes se reunieron por la Embajada de Israel exigiendo su cierre y un fin al tratado de paz egipcio israeli, y convirtieron a un carpintero de 24 años en una estrella de los medios, un momentaneo heroe nacional por escalar el edificio y quitar la bandera israeli. Numerosos politicos y comentaristas egipcios enfatizaron que Israel habia burlado la soberania egipcia, que los dias de la toma de Israel de la supuesta pasividad de Egipto hacia sus acciones habian terminado, y que la presencia militar de Egipto en el Sinai, limitada bajo los terminos del tratado de paz, tenia que ser reafirmada.
Una importante operacion militar israeli en Gaza que estaba siendo considerada ese fin de semana de agosto hubiera indudablemente exacerbado la situacion.
Pero las cabezas mas frias prevalecieron: funcionarios egipcios presionaron a Hamas y otros grupos palestinos para que cesaran sus ataques con cohetes, y los funcionarios israelies emitieron las declaraciones apropiadas de lamento y casi disculpa por la muerte de los soldados egipcios, junto con un compromiso final de conducir una investigacion conjunta del incidente con Egipto.
Pero el episodio planteo una cantidad de preguntas: La caida de Mubarak habia alterado en forma fundamental el paisaje estrategico en la region? Podian ser esperados cambios significativos en la orientacion regional y global de Egipto? Una era post-Mubarak seria menos comprometida con mantener su acuerdo de paz con Israel? La opinion publica egipcia desempeñaria un rol mayor que previamente en formar la politica exterior egipcia?
Un breve analisis de las relaciones egipcio-israelies durante las ultimas tres decadas provee importante perspectiva. El tratado de paz puso un fin definitivo al terrible ciclo de violencia, expresado en cinco guerras durante un periodo de 25 años (1948-1973). Capeo cuantiosas tormentas - el bombardeo del reactor iraqui por parte de Israel en 1981 solo dias despues de una cumbre entre Begin y Sadat; las guerras libanesas de Israel (1982, 2006); el fracso de las negociaciones egipcio-israelies a principios de la decada de 1980 para producir un acuerdo interino para la autonomia palestina, las dos subsecuentes intifadas palestinas y la guerra en Gaza del 2009.
Pero siempre hubo una asimetria basica en la relacion, la cual evito que floreciera. Aun cuando Israel adopto la proclama de Sadat ante la Kneset que Egipto ahora aceptaba a Israel como un miembro legitimo de la familia de Medio Oriente, mucha de la elite egipcia continuo siendo nasserista, y por lo tanto veia el tratado de paz a regañadientes, en el mejor de los casos como un medio para un fin (la recuperacion de territorio y ayuda occidental muy necesaria) y como un reconocimiento de derrota en el peor de los casos.
Por lo tanto, aun cuando los turistas israelies en Egipto eran generalmente bienvenidos por los egipcios comunes, la mayoria de las elites de medios de comunicacion y politica y academica continuaron siendo abiertamente hostiles a Israel, y los medios de comunicacion estaban llenos de motivos antisemitas. No obstante sus numerosos intereses geopoliticos comunes, ellos tendian a ver a Israel principalmente como un rival estrategico.
De ahi, por ejemplo, que Egipto trabajara incesantemente para traer presion internacional contra las capacidades nucleares de Israel, y tomara una vision sombria del tratado de paz de Egipto con Jordania y desarrollara vinculos con estados del Golfo Arabe y norafricanos. Los egipcios que deseaban forjar negocios y vinculos culturales eran desalentados en forma activa por las autoridades.
Uno de los rasgos persistentes de la auto-definicion del Egipto moderno, sin importar del regimen en el poder, es que es el lider natural del mundo arabe y en el primer nivel de los estados regionales. La primera decada de Mubarak como presidente fue marcada por una serie de logros, los cuales confirmaron esta imagen, para si mismo y para otros.
Pero desde entonces, y a pesar de las impresionantes ganancias macro-economicas, Egipto se ha estancado, politica y economicamente. Como resultado, su status como potencia regional de primera fila declino, especialmente en comparacion con Turquia, Iran e Israel.
El levantamiento de Tahrir que derroco a Mubarak fue motivado por quejas internas, no de politica exterior. Correcta o equivocadamente, no obstante, muchos egipcios vincularon sus desgracias internas y caida regional con lo que ellos identificaron como excesiva deferencia ante los intereses israelies y americanos. El Egipto nuevo en democratizacion, ellos proclamaron, seria mas fuerte tomando una linea de politica exterior mas independiente.
Los politicos egipcios, desde los candidatos presidenciales hacia abajo, han encontrado utiles los lemas populistas de este tipo. Con los partidos islamistas garantizados para cantidad de importantes obtenciones en las inminentes elecciones parlamentarias, los tomadores de decisiones egipcios es probable que traten de agradar aun mas a las masas en lo que respecta a temas relacionados con Israel y los palestinos. Pero, Egipto como un estado tiene intereses estrategicos superadores: evitar que el Sinai se convierta en un refugio extraterritorial para elementos estilo al-Qaeda y traficantes de armas respaldados por Iran, mantener los flujos de ayuda de los estados del Golfo Arabe pro-occidentales y defenderlos contra Iran, y ayudar a estabilizar a los regimenes arabes post-revolucionarios en Libia, Tunez y con una mirada al futuro, Siria.
Todos estos son compartidos por Israel. Por el contrario, una explosion israeli-palestina seria un anatema para los intereses egipcios, y causaria una reyerta adicional al ya delicado material egipcio-israeli.
El comportamiento creativo y sensible por parte de ambas partes, comenzando con lograr la liberacion de Gilad Shalit y un nuevo nivel de cooperacion de seguridad, es la orden del dia.

El autor es el Principal Becario Investigador Marcia Israel en el Centro Moshe Dayan para Estudios Medio-orientales y Africanos de la Universidad de Tel Aviv.
Fuente: Mideast Monitor- Moshe Dayan Center- Traducido por Marcela Lubczanski especialmente para el blog de OSA Filial Cordoba

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.