martes, 1 de noviembre de 2011

El diálogo interreligioso 2.0

DOHA (CJL) - Mientras la región de Medio Oriente continúa alarmando al mundo por la persistencia del odio y la intolerancia, en la ciudad de Doha, Qatar, entre los días 24 y 26 tuvo lugar un encuentro que reunió a más de 200 líderes de fe provenientes de 50 países del mundo en un clima de convivencia formidable.

Como un oasis en el desierto, el encuentro organizado por el Centro Internacional de Diálogo Interreligioso de Doha con la colaboración de la Universidad de Qatar, abordó el tema de las "Redes sociales y diálogo interreligioso - Una nueva relación". Representantes de las tres religiones monoteístas -el Islam, el Cristianismo y el Judaísmo- discutimos acerca de la importancia de motivar la utilización de las redes sociales para la promoción del diálogo y la mejora del entendimiento entre los diversos credos. Sin embargo, también nos percatamos de los aspectos negativos de esta herramienta de alcance casi inigualable, ya que con frecuencia las redes sociales funcionan como canal para diseminar el odio, los prejuicios y la intolerancia. Por eso planteamos la necesidad de minimizar este impacto tan perjudicial mediante la elaboración de un código global de conducta.

De este modo, todas las voces confluimos en un llamado a aunar los esfuerzos. "El nuestro es el momento de la unidad en la diversidad. De ahí que la fe es demasiado importante para dejarse solamente en manos de los teólogos; la política es demasiado seria para dejársela solo a los políticos; los medios de comunicación, tanto en Occidente como en el mundo musulmán, son muy influyentes en el destino común de la humanidad para ser dejados solamente a los periodistas", sintetizó de forma contundente el gran Mufti de Bosnia, Mustafa Ceric, durante la sesión de apertura. Así quedó instalado el compromiso de participación activa, conjunta y responsable de las diversas comunidades de fe en los nuevos canales de comunicación e información que nos ofrece esta nueva era.

No obstante, como bien pronunció en su disertación el Rabino Henry Sobel, "la globalización facilita el diálogo, pero no lo sustituye". El mensaje que aportó el Congreso Judío Latinoamericano consolidó la idea de fortalecer el diálogo entre las religiones para vencer los prejuicios, ganar entendimiento y alcanzar el respeto que será la garantía de transitar por el camino que conduce a la Paz.

Los líderes de las religiones no tienen la posibilidad por sí solos de alcanzar la Paz, pero pueden hacer un enorme aporte para construirla.

Claudio Epelman, Director del Congreso Judío Latinoamericano; participante de la Conferencia Internacional de Diálogo Interreligioso de Doha.