lunes, 30 de enero de 2012

Los israelíes son más religiosos que hace veinte años, según un sondeo

FUENTE ABC

- Los israelíes judíos son más religiosos que hace veinte años, con un incremento de quienes creen en Dios, en la idea del pueblo elegido y en la vida después de la muerte, según un sondeo difundido hoy.

La encuesta, efectuada por el Centro Guttman del Instituto de Democracia de Israel y la Fundación Avi Jai, revela una reversión de la tendencia hacia la secularización motivada por la emigración al país de más de un millón de ciudadanos de la ex Unión Soviética, tras su desintegración en 1991.

Así, un 80% de los 2.803 consultados afirmó en 2009 que “un poder superior gobierna el mundo”, frente al 74% que respondió afirmativamente en la encuesta de 1999 y al 76% que lo hizo en 1991, antes de la citada oleada migratoria.

La creencia en que existe una vida después de la muerte ha aumentado en veinte años del 54% al 60%, en que Dios entregó la Torá y los preceptos religiosos del 63% al 69% y en que las buenas acciones serán recompensadas por la divinidad del 75% al 85%.

Los autores del estudio citan entre los posibles motivos de este aumento de la religiosidad el incremento del peso demográfico de ortodoxos y ultra-ortodoxos y la asimilación de las prácticas y tradiciones religiosas judías por parte de la emigración de la extinta URSS.

“Mientras que la tendencia a acercarse a la religión se percibe notablemente entre ortodoxos y ultra-ortodoxos, y en cierta medida entre tradicionales, entre los seculares (…) no existe cambio alguno o incluso se da un ligero alejamiento de la religión”, se destaca en el análisis de la encuesta.

Otro resultado interesante de la encuesta es que el 87% apoya la actual forma de la Ley del Retorno, que concede la ciudadanía israelí de forma automática a cualquier persona con al menos un abuelo judío.

Sólo un 53%, en cambio, ve con buenos ojos que la esposa no judía de un judío pueda recibir la ciudadanía de forma automática.

Por otra parte, un 73% considera que Israel puede ser a la vez un Estado democrático y adherirse a la ley religiosa judía, la halajá.

Las diferencias residen en cuál de ambas debería tener preferencia en caso de contradicción: la democracia (44%) o la halajá (20%), con un 36% que aboga por decidir caso por caso.

En cuanto a las cuestiones de identidad y pertenencia a Israel y al pueblo judío, las respuestas positivas fueron casi unánimes.

Un 88% quiere seguir viviendo a largo plazo en el país, un 84% se define como sionista, un 92% considera “bastante o muy importante” sentirse parte del pueblo judío y un 89% hacerlo de la sociedad israelí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.