viernes, 28 de enero de 2011

"Ladran, señal de que cabalgamos

"Ladran, señal de que cabalgamos"

Frase dicha asiduamente por el gran poeta nicaragüense Rubén Darío. (1867-1916)



Este ultimo jueves fue un día difícil para mi, hay veces donde muchas cosas no acontecen lo suficientemente bien como lo deseamos. Hacia el anochecer comprobé con pena y sorpresa que mi blog "Cartas desde Israel" http://cartasdesdeisrael.blogspot.com/ fue cobarde y miserablemente hackeado por enfermizas y perversas mentes anónimas.

Buscando el porque de dicha acción pirata me resulta a priori totalmente incomprensible entenderlo y sobre todo para quienes día a día intentamos movernos en la vida con una mente abierta, pluralista, racional y superadora de los otroras y oscuros tiempos de la intolerancia y del odio.

"Cartas desde Israel" era leída y seguida asiduamente desde todos los rincones del mundo por miles y miles de personas de todos los credos, ideologías, culturas e idiomas.

Pero la realidad es que mi blog ha desaparecido del espacio cibernético y su reconstrucción demandará mucho tiempo y esfuerzo y todo esto agregado a las largas horas que requiere mi actividad laboral cotidiana.

En estos últimos tiempos aparecieron nuevas y maravillosas tecnologías que pueden ser utilizados para promocionar el bien en la humanidad o para difundir mentiras y calumnias. Hoy, todos somos testigos conscientes de los incrementados y demoledores ataques mediáticos a los que está expuesta la causa de Israel y de las comunidades judías del mundo.

Los observamos y lo experimentamos en los medios gráficos, televisivos y también en el llamado mundo virtual, en las denominadas redes sociales como ``Facebook'', ``Twitter'' y ``Youtube'', en los variados sitios de Internet, en los foros y en los blogs. Ataques mediáticos que buscan promover en multitudinarios y desprevenidos públicos, la mentira, el terror, el racismo, la judeofóbia y la zionofobia.

Dichos ataques mediáticos son simples tácticas de una estrategia mayor, están circunscriptos dentro de lo que hoy llamamos la Guerra Mediática, que es un auténtico conflicto bélico donde se utilizan ademas los medios tradicionales, el ciberespacio y las nuevas tecnologías de las comunicaciones como el escenario de esta gran guerra virtual en lugar de los campos de batalla tradicionales.

La herramienta defensivas que se viene utilizando desde hace algún tiempo por el Estado de Israel y por ciertos grupos independientes (generalmente con resultados muy pobres) para contrarrestar estos ataques mediáticos, es la denominada Hasbará ("explicación o esclarecimiento").

Estos grupos independientes somos los escritores, comentaristas y blogueros, imperturbables ante los ataques externos, comprometidos hasta el tuétano con la justa causa del judaísmo y del sionismo, muñidos con una formación humana, cultural y académica del nivel de excelencia.

Actuamos en todos los países del planeta y en el mismo Israel con nuestra humilde herramienta web, nuestro esforzado trabajo voluntario y un compromiso sin igual, emergemos al mundo a través del ancho espacio cibernético para esclarecer a los confusos, informar a los desinformados y defender contra viento y marea la legitimidad del único estado democrático del medio oriente y sus derechos irrenunciables a existir y a realizarse en su hogar nacional en la Tierra de Israel.

Nuestro elevado compromiso y los muy exiguos recursos materiales nos lleva a batallar de manera cotidiana e incansable pero también dispersa y anárquica, sin ningún tipo de apoyo económico-financiero-anímico de los centros de decisión israelíes y de las comunidades e instituciones judías del mundo.

Realizamos una doble tarea de Hasbara interna y externa muy necesaria, pues hemos comprendido a través del tiempo que los niveles de desinformación, de ignorancia de las tremendas realidades que nos acosan cotidianamente son moneda corriente entre nuestros hermanos judíos y en la humanidad toda. Una Hasbara que hoy es crítica y vital para todos los públicos del mundo y también dentro del mismo Israel donde muchos medios desinforman y confunden tanto como en lo que nosotros llamamos la Diáspora.

Teniendo en cuenta que estamos viviendo complejas épocas donde la judeofobia y zionofobia arrecian activa y violentamente desde los cuatro rincones del planeta y lamentablemente arrastran incluso a muchos de nuestros hermanos del mundo.

A sabiendas que nuestra situación en esta guerra mediática de hoy en día, es desastrosa no solo para Israel sino también para las comunidades judías y los ciudadanos dignos y libres del mundo que tienen su destino demasiado unido al de la existencia de Israel aunque "aun no sean tan conscientes de ello".

Enfrentados a la patética realidad de que se esta juzgando al Estado de Israel y a sus fuerzas de defensa, con parámetros inquisitorios y descalificantes que no se utilizan con otras naciones y ejércitos del mundo en similares circunstancias.

Frente a la insistencia de centrarse en el conflicto árabe israelí y en las acciones de Israel como si fuera el único, el mas sangriento y el mas violador de los derechos humanos.

Ante quienes desean demostrar obsesivamente los supuestos propósitos racistas, genocidas e imperialistas del ideario sionista de seguir construyendo el hogar judío en la tierra de sus ancestros.
Ante la necesidad justificatoria de los negadores de la Shoah, de los banalizadores del genocidio nazi de acusar al movimiento sionista de haber utilizado el evidente exterminio de millones de personas como un excelente pretexto para despojar de sus tierras a los supuestos "auto refugiados y sufrientes palestinos" y a las naciones árabes.
Ante la manifestación solapada de racismo globalizado contra el legitimo derecho del Pueblo de Israel a vivir, crecer y realizarse en su tierra ancestral.

Ante el cada vez mas indisimulado deseo de desmantelar el Estado Judeo y Democrático de Israel y reemplazarlo por una republiqueta islámica mas, en este salvaje Medio Oriente.

Ante los reiterados intentos de poner al Gobierno, Instituciones y Pueblo de Israel de rodillas ante la comunidad Internacional.
Por todas estas razones vuelvo a renovar mi compromiso inquebrantable de seguir bregando por el mismo camino y hacer renacer desde sus cenizas "Cartas desde Israel" todas aquellas veces que sea necesario hacerlo.
Como conclusión final quiero agradecer profundamente a todas las multitudinarias, cálidas y reconfortantes expresiones de solidaridad y apoyo que he recibido de mis queridos amigos del mundo ante tan deleznable y cobarde ataque mediático que he sufrido.




"Pero sus estridentes ladridos/sólo son señal de que cabalgamos".
Del poema Labrador (1808) de Johann Wolfgang von Goethe



Guido Maisuls
Kiriat Bialik, Israel, IL

"A mis hermanos del mundo"


Si no soy yo ¿quién?, si no es ahora ¿cuan
Frase dicha asiduamente por el gran poeta nicaragüense Rubén Darío. (1867-1916)



Este ultimo jueves fue un día difícil para mi, hay veces donde muchas cosas no acontecen lo suficientemente bien como lo deseamos. Hacia el anochecer comprobé con pena y sorpresa que mi blog "Cartas desde Israel" http://cartasdesdeisrael.blogspot.com/ fue cobarde y miserablemente hackeado por enfermizas y perversas mentes anónimas.

Buscando el porque de dicha acción pirata me resulta a priori totalmente incomprensible entenderlo y sobre todo para quienes día a día intentamos movernos en la vida con una mente abierta, pluralista, racional y superadora de los otroras y oscuros tiempos de la intolerancia y del odio.

"Cartas desde Israel" era leída y seguida asiduamente desde todos los rincones del mundo por miles y miles de personas de todos los credos, ideologías, culturas e idiomas.

Pero la realidad es que mi blog ha desaparecido del espacio cibernético y su reconstrucción demandará mucho tiempo y esfuerzo y todo esto agregado a las largas horas que requiere mi actividad laboral cotidiana.

En estos últimos tiempos aparecieron nuevas y maravillosas tecnologías que pueden ser utilizados para promocionar el bien en la humanidad o para difundir mentiras y calumnias. Hoy, todos somos testigos conscientes de los incrementados y demoledores ataques mediáticos a los que está expuesta la causa de Israel y de las comunidades judías del mundo.

Los observamos y lo experimentamos en los medios gráficos, televisivos y también en el llamado mundo virtual, en las denominadas redes sociales como ``Facebook'', ``Twitter'' y ``Youtube'', en los variados sitios de Internet, en los foros y en los blogs. Ataques mediáticos que buscan promover en multitudinarios y desprevenidos públicos, la mentira, el terror, el racismo, la judeofóbia y la zionofobia.

Dichos ataques mediáticos son simples tácticas de una estrategia mayor, están circunscriptos dentro de lo que hoy llamamos la Guerra Mediática, que es un auténtico conflicto bélico donde se utilizan ademas los medios tradicionales, el ciberespacio y las nuevas tecnologías de las comunicaciones como el escenario de esta gran guerra virtual en lugar de los campos de batalla tradicionales.

La herramienta defensivas que se viene utilizando desde hace algún tiempo por el Estado de Israel y por ciertos grupos independientes (generalmente con resultados muy pobres) para contrarrestar estos ataques mediáticos, es la denominada Hasbará ("explicación o esclarecimiento").

Estos grupos independientes somos los escritores, comentaristas y blogueros, imperturbables ante los ataques externos, comprometidos hasta el tuétano con la justa causa del judaísmo y del sionismo, muñidos con una formación humana, cultural y académica del nivel de excelencia.

Actuamos en todos los países del planeta y en el mismo Israel con nuestra humilde herramienta web, nuestro esforzado trabajo voluntario y un compromiso sin igual, emergemos al mundo a través del ancho espacio cibernético para esclarecer a los confusos, informar a los desinformados y defender contra viento y marea la legitimidad del único estado democrático del medio oriente y sus derechos irrenunciables a existir y a realizarse en su hogar nacional en la Tierra de Israel.

Nuestro elevado compromiso y los muy exiguos recursos materiales nos lleva a batallar de manera cotidiana e incansable pero también dispersa y anárquica, sin ningún tipo de apoyo económico-financiero-anímico de los centros de decisión israelíes y de las comunidades e instituciones judías del mundo.

Realizamos una doble tarea de Hasbara interna y externa muy necesaria, pues hemos comprendido a través del tiempo que los niveles de desinformación, de ignorancia de las tremendas realidades que nos acosan cotidianamente son moneda corriente entre nuestros hermanos judíos y en la humanidad toda. Una Hasbara que hoy es crítica y vital para todos los públicos del mundo y también dentro del mismo Israel donde muchos medios desinforman y confunden tanto como en lo que nosotros llamamos la Diáspora.

Teniendo en cuenta que estamos viviendo complejas épocas donde la judeofobia y zionofobia arrecian activa y violentamente desde los cuatro rincones del planeta y lamentablemente arrastran incluso a muchos de nuestros hermanos del mundo.

A sabiendas que nuestra situación en esta guerra mediática de hoy en día, es desastrosa no solo para Israel sino también para las comunidades judías y los ciudadanos dignos y libres del mundo que tienen su destino demasiado unido al de la existencia de Israel aunque "aun no sean tan conscientes de ello".

Enfrentados a la patética realidad de que se esta juzgando al Estado de Israel y a sus fuerzas de defensa, con parámetros inquisitorios y descalificantes que no se utilizan con otras naciones y ejércitos del mundo en similares circunstancias.

Frente a la insistencia de centrarse en el conflicto árabe israelí y en las acciones de Israel como si fuera el único, el mas sangriento y el mas violador de los derechos humanos.

Ante quienes desean demostrar obsesivamente los supuestos propósitos racistas, genocidas e imperialistas del ideario sionista de seguir construyendo el hogar judío en la tierra de sus ancestros.
Ante la necesidad justificatoria de los negadores de la Shoah, de los banalizadores del genocidio nazi de acusar al movimiento sionista de haber utilizado el evidente exterminio de millones de personas como un excelente pretexto para despojar de sus tierras a los supuestos "auto refugiados y sufrientes palestinos" y a las naciones árabes.
Ante la manifestación solapada de racismo globalizado contra el legitimo derecho del Pueblo de Israel a vivir, crecer y realizarse en su tierra ancestral.

Ante el cada vez mas indisimulado deseo de desmantelar el Estado Judeo y Democrático de Israel y reemplazarlo por una republiqueta islámica mas, en este salvaje Medio Oriente.

Ante los reiterados intentos de poner al Gobierno, Instituciones y Pueblo de Israel de rodillas ante la comunidad Internacional.
Por todas estas razones vuelvo a renovar mi compromiso inquebrantable de seguir bregando por el mismo camino y hacer renacer desde sus cenizas "Cartas desde Israel" todas aquellas veces que sea necesario hacerlo.
Como conclusión final quiero agradecer profundamente a todas las multitudinarias, cálidas y reconfortantes expresiones de solidaridad y apoyo que he recibido de mis queridos amigos del mundo ante tan deleznable y cobarde ataque mediático que he sufrido.




"Pero sus estridentes ladridos/sólo son señal de que cabalgamos".
Del poema Labrador (1808) de Johann Wolfgang von Goethe



Guido Maisuls
Kiriat Bialik, Israel, IL

"A mis hermanos del mundo"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.