lunes, 10 de enero de 2011

ESPAÑA: EL ROTO Y EL PAÍS DESINFORMAN A SUS LECTORES



En su viñeta del 24/12/2010, aprovechando las fechas navideñas, el dibujante El Roto recuperaba algunos elementos del antisemitismo clásico para confundir, desinformar y demonizar al Estado de Israel:


La viñeta representa a una mujer palestina, ataviada con su kufiyya, a la que el dibujante identifica como “Mariam”, obligada a dar a luz en un portal de Belén debido a los controles de seguridad israelíes. Al fondo adivinamos la Valla de Seguridad. La mujer porta en brazos a su bebé, que tras la lectura del texto, podemos deducir que es el “moderno Jesucristo”.
Esta muestra de “humor gráfico” contiene una serie de inexactitudes peligrosas, ya que contribuyen a la confusión histórica a la vez que transmiten un mensaje claramente antisemita:
- El paralelismo que propone El Roto se podría enmarcar en una nueva corriente que pretende confundir acerca de los orígenes de la presencia judía en Oriente Medio, o sea su derecho a esa tierra, y por consiguiente deslegitimar al Estado de Israel. Según esa consigna propagandística Jesús habría sido palestino. Siguiendo esa línea, El Roto dibuja a “Mariam” como palestina hoy. Pero hay que recordar que Jesús, María y José eran judíos. No existe en aquella época ningún Pueblo Palestino. La región era entonces conocida como Judea y el término Palestina será acuñado por los romanos dos siglos después para combatir el nacionalismo judío.
- En segundo lugar, la utilización de la iconografía cristiana, con la imagen del “Jesús moderno” acosado y cercado por un “ocupante israelí” son un claro referente al concepto de pueblo deicida que la Iglesia católica hizo recaer sobre el Pueblo Judío y que ocupa un lugar central en el antisemitismo histórico. El Concilio Vaticano II intentó poner fin a ese germen judeófobo, retractándose a través de la declaración de Nostra Aetate. De hecho, según la definición adoptada en 2005 por la European Union Agency for Fundamental Rights (FRA) y la Organization for Security and Co-operation in Europe (OSCE), usar símbolos e imágenes asociadas con el antisemitismo clásico (por ejemplo, la acusación de que los judíos asesinaron a Jesús o el libelo de la sangre) para caracterizar a Israel o a los israelíes es una prueba inequívoca de antisemitismo. Sin embargo, como podemos ver en esta viñeta de El Roto, la recurrencia a la imagen de Jesús (o su correspondiente contemporáneo) víctima de los judíos (o Israel, como su representante actual) está aún vigente en numerosas viñetas de la prensa española.
- Es cierto que Belén se encuentra bajo controles israelíes. La Valla de Seguridad fue construida tras la oleada de atentados terroristas surgida al amparo de la llamada Segunda Intifada con el único fin de salvar vidas y evidentemente no para dificultar a las mujeres palestinas embarazadas su acceso a los hospitales. Desde septiembre de 2000, más de 1100 personas han sido asesinadasen atentados perpetrados por terroristas palestinos. Éstos descedieron de manera notable con la construcción de La Valla de Seguridad. No representa una frontera, no es un medio para expandir los asentamientos, y el Muro sólo ocupa el 5% de la Valla, para impedir los disparos de los francotiradores palestinos.
- La viñeta es una proyección del discurso victimista palestino que tanta solidaridad internacional despierta pero no un reflejo de la realidad de Belén, que atraviesa un verdadero boom económico. Si, conocedor de las informaciones que llegan desde esa ciudad, El Roto hubiera insistido en rememorar el Nacimiento, tal vez “Mariam” habría dado a luz en el Portal, no por los controles israelíes, sino por la falta de plazas hoteleras, ante el auge del turismo en estas fechas.
- Puestos a hablar de los problemas de Belén y de las víctimas de hoy en día, El Roto no repara en que no son los palestinos de Belén quienes sufren segregación a mano de los israelíes, sino los cristianos por parte de los musulmanes. Recientemente, varios obispos de Oriente Medio denunciaron que la situación en los Territorios Palestinos es "insostenible" porque el Islam político "desea imponer un modo de vida islámico a todos los ciudadanos, a veces con la violencia". Como destacaba el periodista Henrique Cymerman en su reciente artículo para la Vanguardia (Sonrisas y lágrima en Belén), si en 1947 los cristianos representaban el 35% de la población, hoy son apenas un 3%-4% en las zonas palestinas. La analista de CAMERA, Ricki Hollander escribía en el 2007 un artículo en el que analizaba ciertos errores mediáticos en torno a los hechos acerca de los cristianos palestinos. En la misma línea se manifestaba Daniel Pipes, en el 2005 al predecir la muerte del cristianismo en su lugar de nacimiento, ante el silencio de los propios interesados.
A pesar de estos datos, El Roto prefiere proseguir en la campaña de difamación a Israel en la que hechos históricos, realidades actuales y prioridades de supervivencia son tergiversados de manera a transmitir una vez más la imagen de un Israel agresor y desentendido de los derechos de los palestinos. No es de extrañar, teniendo en cuenta el historial de este dibujante del diario EL PÁIS, quien no ha perdido oportunidad de condenar al Estado judío con un argumentario considerado antisemita por la European Union Agency for Fundamental Rights (FRA) y la Organization for Security and Co-operation in Europe, que incluye banalización del Holocausto o la comparación de las acciones del Estado de Israel con las políticas nazis.
Cabe exigirle a un periódico como EL PAÍS, que es referencia en el mundo hispano-hablante, más rigor a la hora de publicar estas viñetas que proyectan una imagen tergiversada de la realidad y que colaboran a crear un clima de hostilidad hacia Israel y los judíos.
Fuente: Revista de Medio Oriente