martes, 29 de diciembre de 2009

SIMPLE COINCIDENCIA O VERDAD DIVINA?


Una persistente curiosidad acerca de los colores comenzo todo el tema. "Por muchos años, yo me encontre preguntando ociosamente si el valor del nombre de los colores mencionados en la Biblia tenia alguna relacion con su frecuencia de onda", dice el Profesor de la Universidad Ben Gurion del Negev, Haim Shore. "En el esquema de cosas, esa es una sugerencia escandalosa- por que alguien pensaria que el nombre hebreo para los colores mencionados en la Torah- rojo, verde, amarillo- tendria alguna relacion con la frecuencia de onda del color mismo?" pregunta. "Finalmente, solo por diversion, yo lo chequee. Cuando vi los resultados, me sorprendi. Era una increible coincidencia pero los dos estaban linealmente relacionados." "La palabra hebrea para el color realmente coincidia con la frecuencia de onda del color", dice Shore. "Como podia ser eso?" La metodologia de Shore fue relativamente simple. El tomo los nombres en hebreo de cinco colores que aparecen en la Torah- rojo (adom), amarillo (tzahov), verde (yerakon), azul (tjelet) y purpura o magenta (argaman) - y calculo un valor numerico para cada palabra agregando los valores totales de las letras, con alef como 1, bet como 2, etc. Entonces el los represento en un grafico. El eje vertical representaba las frecuencias de onda de los colores, las que son establecidas cientificamente, mientras que junto al eje horizontal aparecia VNC, Valor del Nombre del Color. Cuando estuvo completo, "Yo estaba atonito", recuerda Shore. "Los cinco puntos sobre el grafico formaban una linea recta- lo que significa que los nombres de los colores se relacionaban directamente con sus frecuencias de onda establecidas." Fue un analisis estadistico rotundo, dice Shore. "Yo no manipule ni un numero al hacer el analisis." "Yo no grafique nada hasta que tuve todos los datos", dice. "Pero cuando lo vi, fue como un leon en una jaula, dando vueltas. No podia creerlo. Entonces continue con otras palabras en el hebreo biblico, graficando el valor de las letras contra datos cientificos conocidos. Toda la cosa me golpeo." "Lo que encontre es que hay una asombrosa cantidad de "coincidencias" en las cuales el nombre hebreo para cierta "entidad" en la Torah se relaciona directamente con las propiedades fisicas cientificamente establecidas para esa entidad", continua Shore. "Yo comence a registrarlo todo, y finalmente lo publique en un libro que contiene unos 20 analisis diferentes- conclusiones estadisticas y cientificamente verificables." "No tengo intenciones de intentar decirle a nadie lo que esto significa, o como esta informacion debe ser interpretada. Todo lo que hice fue publicar lo que encontre", dice. "Como cientifico, como un tema de integridad, yo me senti impulsado a ofrecer lo que encontrara para discusion."
El libro de Shore Coincidencias en la Torah y en el Hebreo Biblico ofrece docenas de incidentes en los cuales las palabras hebreas en la Torah ofrecen informacion escondida acerca de los objetos o gente que ellas representan, informacion que, en muchos casos, no podria haber sido conocida o medida hasta tiempos modernos.

"Esto no es guematria," dice Shore. "Guematria, adoptada por los rabinos e interpretes de la Torah, sugiere que si dos palabras hebreas comparten el mismo valor numerico, entonces hay un 'secreto' que las vincula. Por contraste, la palabra hebrea 'heraion' (embarazo) tiene el mismo valor numerico que la duracion del embarazo humano, 271 dias."

"Eso no es guematria," el insiste, "ni es este una cosa estilo 'Codigo de la Torah', con alusiones de profecia. Lo que yo he intentado hacer, con los medios mas claros y no tecnicos como fue posible, fue ofrecer muchos analisis cuantitativos que demuestran que las principales propiedades fisicas estan probablemente reflejadas en los valores numericos de las palabras hebreas."

Los colores fueron una cosa. Los objetos celestiales fueron otra- luna, tierra y sol. "Es bien conocido de la literatura cabalista que las letras del alfabeto hebreo fueron creadas primero, y que a partir de ahi, mediante el uso de estas letras, Di-s creo todos los mundos. Las antiguas fuentes judias repetidamente explican esa idea", dice.

"Podria haber un vinculo entre los valores numericos de las palabras biblicas y ciertas propiedades fisicas, como se demostro con el ejemplo de heraion?" pregunta Shore. "En hebreo, iareaj es luna, eretz es tierra, y shemesh es sol. Una cosa que distingue los tres astros es su tamaño, expresado por los diametros. Yo utilice sus diametros de acuerdo a como estan enumerados por la NASA, y los ubique en un grafico, exactamente como hice con los colores.

"Sobre el eje horizontal esta el valor numerico de la palabra hebrea, sobre el eje vertical estan los diametros planetarios de la NASA (en una escala portable)", continua. "Para mi asombro, el fenomeno se repitio. Los tres puntos se alinearon en una linea recta- una relacion matematica exacta hubiese dado una correlacion lineal de '1,' mientras que estos tres puntos tenian una correlacion lineal de 0.999. Nuevamente yo pense, 'Que coincidencia asombrosa!'"

"Mi investigacion ha sido en las areas de modelos estadisticos y calidad e ingenieria de seguridad", dice. "Yo me gradue en el Technion en Ingenieria Industrial y Gestion, recibi un Master en Investigacion de Operaciones, mas un BA en Filosofia y Psicologia, luego un PhD en Estadistica de Bar Ilan. Yo he trabajado como consultor de gestion, enseñe en la Universidad de Tel Aviv, luego llego la Universidad Ben Gurion en 1996. Pero mas alla de eso, yo soy un ingeniero. Yo no acepto nada como cierto a menos que haya un analisis cuantitativo- sin eso, todo es debatible."

"Pero no esto", dice Shore. "Es un principio universal de la ingenieria que si tu tienes dos conjuntos de datos, los pones en orden ascendente, pones en un grafico un conjunto sobre un eje horizontal y el otro sobre un eje vertical y ellos caen sobre una linea recta, eso significa que ambos conjuntos de datos estan midiendo la misma cosa, solo que en escalas diferentes."

Ni comenzo el a creer lo que los Sabios han escrito, que dentro de las palabras hebreas reside una capa adicional de informacion, escondida para nosotros, la que puede ser expuesta relacionandola con el valor numerico de la palabra.
"Para nada," dice. "Por muchos años yo estuve finalmente convencido que todo estaba basado en la supersticion- mito puro, no diferente de aquellos provistos por cualquier numero de otras religiones y culturas. Pero lo que yo estaba viendo me hizo pensar dos veces acerca de lo que estaba escrito en el Talmud, como en el Midrash Rabba, donde dice, 'Asi estaba Di-s observando la Torah y creando el universo', y en Berajot, 'Bezalel sabia como ensamblar las letras con las que el Cielo y la Tierra habian sido creados.'"
Fuente: The Jerusalem Post